Sunday, August 23, 2015

Harry Knowles la cabeza del mundo geek habla de lo humano, de lo nerd y de lo posthumano


Harry Knowles la cabeza del mundo geek habla de lo humano, de lo nerd y de lo posthumano

Joaquín Ortega


Harry Knowles es el decano del mundo del porvenir. Nada que no haya chocado contra el Mainstream del entretenimiento ha sido dejado por fuera de su portal Ain’t it Cool News; de hecho, sí usted ha visto una noticia muy al día en su periódico local, seguramente sea un link directo a ellos… o una vulgar apropiación –por no decirle robo desvergonzado- de algún freak de la redacción, demasiado agotado por lo novedoso, para poder pergeñar una nota propia de la próxima franquicia fílmica o serie televisiva -inspirada en multiversos en tono de ácidos y drogas de diseño-  Es un mundo complejo, éste, el de los Kiddults que pueblan los espacios creativos de Tokio o Burbank y te proporcionan horas de riqueza argumental; vaya que es duro, ser el catador de la ficción, el terror y la fantasía en estos días. ¡Vaya que es duro ser Harry Knowles!

Primera mentira de un geek venezolano: “esa peli ya la vi por Cuevana”

JO: ¿Cuál crees que es la ciudad más ciencia ficción de Estados Unidos?

HK: Diría que es Seattle, aunque espero ver a Austin, Texas, algún día allí, gracias a su trono. 

JO: ¿Crees que exista alguna posibilidad para vivir después de la muerte física valiéndonos de la tecnología? ¿De verdad, importa mantener la vida humana más allá de su tiempo biológico?

HK: Tal vez, todavía no sea el tiempo. Pero pronto seremos capaces de subir la consciencia a servidores encargados de cargar data y vida digitalmente. También, muy pronto, existirá una cantidad de trabajo en nanotecnología, que ayude a preservar la forma humana, la cual podría llevarnos a perder edad o ganar juventud, y por lo tanto, alcanzar vida eterna. Por supuesto, esto podría llevarnos a una grotesca sobrepoblación…o posiblemente a una sociedad dividida en dos, en donde existirán: los que solo podrán vivir una vida y los seres humanos eternos. Esto claro está, es simplemente un asunto por verse. 

JO: ¿En el sentido de la autoconsciencia, el ser humano ha llegado al filo de volverse  obsoleto?

HK: Aun no hemos comenzado a vivir correctamente, creo que estamos la orilla de un renacimiento futurístico.

JO: ¿La página Ain’t Cool News es una extensión de todos tus intereses…o simplemente tratas de conectarte con almas parecidas a la tuya?

HK: Ain’t Cool es una filosofía de amor por la vida, por la televisión, por los comics, por los juguetes…por la música. Creo que vivimos en la era más cool de todos los tiempos, en especial para las películas; simplemente porque tenemos acceso a una inmenso volumen de historia fílmica para disfrutar en todas partes. Y yo, simplemente quiero compartirlo con cada uno de ustedes.

JO: En algunos momentos, muchos te perciben como una especie de líder espiritual, tú representas una suerte de entrega a la misión de la ficción. ¿Cuándo exactamente sentiste el llamado, para esta obra?

HK: ¿Un líder espiritual? ¿De verdad? ¡Wow!… bueno, he llevado adelante ceremonias matrimoniales para algunos amigos, pero mi compromiso con las películas, va más hacia tratar de entender a la humanidad, a través de su arte…hacia imaginar su pasado, su presente y su futuro. Solamente tienes que echar un ojo al cine, la literatura, la música y el arte para trascender culturalmente la propaganda acerca de otros países, observando sus contribuciones a estos escenarios, así puedes comenzar a apreciarlos a todos, sin cegarte por las fronteras o los asuntos que nos separan de un trabajo conjunto, uno que nos permita mejorar un futuro para todos. 

Segunda mentira de un geek venezolano: “claro que compré ese juego, nunca he usado Pirate Bay”

JO: ¿Cuál es el autor al que regresas invariablemente a lo largo del tiempo?

HK: Regreso a Stephen King, a Ray Bradbury, a Harlan Ellison, a Stan Lee a Platón y Aristóteles

JO: ¿Existe alguna diferencia relevante entre la fantasía y la ciencia ficción en estos días? 

HK: Regularmente la ciencia ficción y la fantasía están apiñadas en un mismo grupo. Pero, por lo general distingo  tres géneros: Sci Fi o ciencia ficción, estas podrían ser las historias serias que se inspiran directamente en la ciencia. Pensemos en Destination Moon, Interstellar, Time Machine. Luego, tendríamos la fantasía, la cual está saturada de magia y de las acciones extraordinarias de sus personajes. Estas historias no le prestan atención a consideraciones realistas. El mejor ejemplo es Lord Of The Rings. Por último, encontramos la ciencia ficción fantástica. La cual parece ciencia ficción, pero sus premisas son  muy ligeras, en relación a temas científicos…en realidad  se preocupa más en presentar una estética visual o imaginativa… como Star Wars.

JO: ¿Quién es tu héroe de ciencia ficción?

HK: El Robin Hood de Errol Flynn en las aventuras de Robin Hood

JO: ¿Quién es tu héroe en la vida real?

HK: Mi padre, Jay Knowles

JO: Recomiéndanos tres películas de culto que todos debemos ver

HK: Phantom of The Paradise, Braindead/Dead Alive y Freaks

JO: Algún escritor desvalorizado a los ojos del mundo que recomendaras adaptar al cine en esta década o en la próxima…

HK: Paul Dini

JO: ¿En las películas de acción asiáticas, existe algún nombre de un director, actor, productor o escritor del cual debamos estar atentos? ¿Quién es el próximo John Woo o el próximo Chow Yun Fat?

HK: Yo diría que Gareth Evans es el director al que hay que prestar atención, así como a su estrella, Iko Uwais, el cual es el actor más impactante de nuestros días?

Tercera mentira de un geek venezolano: “claro que me he leído esos comics, desde el número cero los tengo todos en físico”

JO: ¿Cuál fue el mayor aprendizaje de tus años como Boy Scout?

HK: Cumplir tu turno diariamente, estar siempre listo y ayudar a otras personas todo el tiempo. ¡Ah! Y a liderar.

JO: ¿Cuál fue la más liberadora o extraña experiencia en un Butt-Numb-AThon?

HK: Despedir al Tío Tom fue la experiencia más bizarra que he tenido en BNAT?

JO: ¿Qué podemos esperar en los próximos años sobre franquicias como Star Wars o Terminator? Por cierto, nuestro editor Carlos Flores, te pide que por favor lo ayudes a tener fe en Star Wars

HK: (risas) Star Wars seguirá adelante, hasta el día de nuestra muerte, ahora que está en manos de Disney. Ellos, simplemente la mantendrán tal cual. Sobre Terminator, te digo que me siento agotado con ella. Si yo pudiera extender o expandir alguna otra franquicia, simplemente tomaría las historias de sci fi de Edgar Rice Burroughs y las llevaría a sus gloriosos finales.

JO: ¿Este novedoso concepto novedoso de lo Transmedia… ésta experiencia de entretenimiento multiplataforma o multicapas, tendrá algo nuevo que darnos en los próximos años?

HK: Creo que veremos cosas impresionantes con la nueva tecnología de Realidad Virtual o de Oculus Rift. Pero, también distinguiremos nuevas pieles potenciadas, que harán que nos topemos con personajes de ficción convertidos en algo real, alrededor de nosotros. Sin embargo, no me sentiré satisfecho hasta que pueda cabalgar a un Taun Taun en la Antártica.

JO: ¿Amas algún one hit wonder en las pelis de terror?

HK: Claro, Butcher Baker Nightmare me llega de inmediato a la mente. The Black Room con Boris Karloff es maravillosa. Fall of the house of Usher de Roger Corman es una pieza genial. Francamente, creo que hay, al menos, cien más.

JO: ¿Cuál sería el mayor consejo que la darías a un escritor de comics?

HK: Que dejen de poner a pelear a sus personajes todo el tiempo…y que intenten arreglar sus problemas por otros medios.

JO: ¿Cómo es un día en la vida de Ain’t Cool News? Me levanto. Voy al correo electrónico, respondo correos…subo algunas historias…veo películas, pienso acerca del estado de algo increíble en el mundo….leo blogs de ciencia y tecnología. Leo libretos, libros y reseñas de otras personas. Le doy cuerda a algunos juguetes, juego con mi perro. Amo a mi esposa, hablo con mi padre. Como tres comidas al dia. Duermo cuando me aburro. Luego me sacudo y repito… al igual que lo hecho por 19 años seguidos

JO: ¿Cuál es la mejor película de acción de todos los tiempos?

HK: King Kong, la de 1933

JO: ¿Si tuvieras que elegir un riff de guitarra o una canción que representara tu vida, cual escogerías?

HK: La canción que cantan Betty Boop y Bimbo al principio de Crazy Town à https://youtu.be/lysQzfqeED8

JO: Si fueras un riff de guitarra… ¿cual serías?


HK: Sin duda, Frankenstein de The Edgar Winter Group



Jon Watts un rookie con pegada en el terror, la acción y los superhéroes



Jon Watts un rookie con pegada en el terror, la acción y los superhéroes
Joaquín Ortega

El cine contemporáneo de acción nunca fue el mismo desde Stagecoach (John Ford, 1939), el cine de horror, jamás tuvo el mismo espíritu desde que la sombra y la faz de Nosferatu (F.W. Murnau, 1922) cruzaran las pantallas mudas con su solidez etérica. El cine romántico no conoce de épicas parecidas, al acento y compás que propusiera Gone With The Wind (David O. Selznick, 1939)  Hoy en día, de  muchas y variadas formas,  algunos personajes arquetípicos, se conectan con fondos históricos referenciales de ensueño y pesadilla, de la mano de nuevos directores de cine.

Jon Watts logra en 2014 con The Clown una pieza única de estilo y precisión, como pocas operas primas. Es una película que respeta tanto la tradición del terror de las B Movies, como del sustrato real de psicópatas y asesinos en serie. No contento con esto, el mismo director,  apenas unos meses después, presenta en el festival de Sundance 2015, una pieza contundente y fronteriza con varios géneros de la tradición del antihéroe norteamericano. Se trata de Cop Car, una historia de crimen, huidas, paciencia y desesperación que involucra la tontería natural de la niñez, junto al sórdido castigo, que poco a poco, van ganándose sus involucrados, en un mundo que es más una jungla que un zoológico humano.

Hoy, tenemos el chance de conversar con alguien que con solo dos obras a cuestas, recibe el pase de antorcha para expandir el universo Marvel con la perspectiva de un nuevo Spider-Man a estrenarse en 2017.

J.O: Dirigiste una película de terror que redescubre el miedo por los bufones ex profeso: la famosa “coulrofobia” o temor inexplicable a los payasos. En The Clown (2014), le vas poniendo cada vez peor las cosas a un hombre bueno… ¿Cómo desarrollaste una historia donde le va tan mal a un padre de familia tan compasivo?

JW: Sin duda en las películas de horror, equivocarse es una forma de abrirle la puerta al infierno. Es la caja de Pandora, ¿sabes? La abres creyendo que todo estará bien, pero al contrario, es un portal para que malos espíritus, pésimas decisiones o temores internos salgan a devorarse, justamente, lo que no quieres que se coman.




J.O: ¿El libreto iba desde un principio unido a tu mirada como director o hiciste cambios en el proceso?

J.W: lo pensé, lo diagramé en mi mente, luego hice un primer tratamiento…luego concebimos un story board detallado…pensé en las secuencias más técnicamente retadoras para los días con menos posibilidad de lluvia…los actores sabían que teníamos un pacto…al menos, una vez al día, tendríamos una broma con alguien del equipo, para poder grabar algunos gritos reales, digamos de…”terror sano”…




J.O: En The Clown tienes un equilibrio entre angustia emocional y psicológica, además de terror puro y duro, a la manera de Tobe Hooper…primero todo se presenta de manera muy emocional  - hasta de humor negro -, luego el entorno se contagia del espanto de los personajes…

J.W: Cierto, trato de que durante la primera parte de la película nazca cierta empatía hacia el payaso, luego por más que sepas que la está pasando mal, quisieras que la gente no sufra por sus acciones.

J.O: La sangre no es excesiva, incluso juegas, en algunos momentos a ocultarla y en otras pareces montar coreografías Gore

J.W: Contamos en el equipo con grandes dobles de riesgo…ellos saben cuando bailar y cuando golpearse de manera segura…y también hay que saber dónde poner los pies…hay que ver bien dónde se pisa, ya que en el set hay momentos realmente sangrientos…a veces, las cosas se ponen resbalosas o pegajosas invariablemente, al tener tantos litros de maple, haciendo parecer real la sangre…

J.O: En The Clown, haces como un homenaje velado a Polanski y a Kubrick…son unas referencias para entendidos.. y también a Browning en Freaks…

J.W: me gusta aludir a mis autores visuales preferidos…mucho de lo que se hace es para el público, pero también para amigos y colegas…también el trabajo de William Friedkin en The Exorcist es clave…cuando el mal anda al acecho, no solo es un asunto de resolverlo solos, también hay que llamar refuerzos…




J.O: Hablemos un poco de Cop Car (2015)…El torpe con placa no es único, pero Kevin Bacon con su personaje receloso le da una nueva dimensión a ese tipo de idiota motivado…Es un thriller indie que homenajea Fargo y No Country For The Old Men, pero que también recuerda a Rob Reiner y ese viaje de amistad que es Stand By Me

J.W: Lo principal en Cop Car era mostrar que todo estaba mal desde el principio: dos chicos solos, un auto solo, unas travesuras que se salen de control…el cine de los Coen ha llevado problemas muy gordos a la experiencia de lo simple…eso quisimos hacer en Cop Car una aventura de unos chicos, que se les vuelve un asunto de vida o muerte…muy a su pesar, muy en contra de lo que todos sentimos por los niños: cariño y deseo de protegerlos…

J.O: En Cop Car, también se habla del policía malo, del que se corrompe en solitario…la ficción retrata por igual al oficial honesto que al deshonesto…te lo pregunto, porque he notado como una especie de viralización de los exceso policiales en Estados Unidos, últimamente…no es que no sean reales ¿pero acaso las fuerzas del orden no tienen que enfrentar a los delincuentes en el mismo terreno?...

J.W: los derechos civiles siempre han sido un punto importante en nuestro país…no debemos dejar de estar vigilantes sobre cualquier exceso…siento que el periodismo debe hablar por todas las voces involucradas…por otro lado, el cine y la TV debe hacer otras historias: unas que te hagan pensar en los actos de los cuales solamente tú eres responsable. Un drama policial de ficción solo dura 90 minutos, uno en la vida real, dura por generaciones.




J.O: Voy a repetir algo que sonará políticamente incorrecto, pero dicen que “trabajar con niños es peor que trabajar con mascotas”… ¿los amenazaste vestido de The Clown para que cumplieran con sus trabajo…además, en Cop Car prácticamente la mayoría de las escenas son en exteriores?

J.W: (risas) esa es la labor de sus padres y agentes…yo solo trato de poner en práctica lo que ensayamos tras cámaras. Afortunadamente, no estoy solo, ellos tienen coaching personal de actuación, y muchas veces maestros, para que cuando vuelvan a la escuela, no se retrasen en sus estudios. Cop Car es una cacería, en este caso humana y para colmo infantil…Kevin Bacon parece a ratos un poseído por una idea, una venganza…los chicos, son como su Moby Dick. Yo solo registro la acción y trato de darle a todos, seguridad en sí mismos, para que sean sus personajes quienes respondan a las acciones de una manera creíble. Actuar es jugar y nadie mejor que un par de niños para darse cuenta de ello.

J.O. De hecho hay un momento intenso: la persecución en auto…es en algún momento sádica, como en aquel largometraje para TV de Steven Spielberg: Duel (1971)…

J.W: Creo que sí, de hecho hay que seguir los pasos de los grandes directores que a su vez son productores…tenemos que subirnos a sus espaldas…Spielberg es un trabajador incansable, no solo está en todos los codos, por donde fluye la película, sino que sabe mostrarnos historias desde los ojos de un niño. En un niño todo es sorprendente…todo lo ve por primera vez, al igual que la audiencia… por eso, la mirada desde la infancia produce tan bellas películas. Yo veo Empire of the Sun (Steven Spielberg, 1987) como un gran ejemplo de ello. Hay pasión, hay aventura, hay dolor, hay sorpresa y amor.

J.O: ¿Qué puedes decirnos de tu enfoque de Spider-Man?

J.W: Soy fan del personaje, desde el Comic número 1, pasando por los multiversos, encuentros, cruces y relanzamientos…tengo un tatuaje de él, amigo… ¿Quieren más pruebas?... solo Venom o Green Goblin podrían saber algo más que yo de su futuro en este momento. Pronto daremos prueba de ello y sin Spoiler Alert.






Lee Byung-hun: la espada surcoreana que corta a Hollywood en dos




Lee Byung-hun: la espada surcoreana que corta a Hollywood en dos
Joaquín Ortega

Seúl es una ciudad que combina tradiciones, etnias, miradas acrisoladas, religiones en avenencia, coexistencia tecnológica y arquitectura neo futurista,  junto a un sosiego estético, al que no hace falta pedirle, filosóficamente hablando, ningún tipo de solución de continuidad. La ciudad y el país existen distinguiendo al futuro y al pasado. Aquí, las narrativas visuales se producen de la mano de un grupo de innovadores que apuestan a la sorpresa y al ritmo. En este contexto, un nuevo tipo de Entertainers están naciendo a los ojos del mundo.

Si hoy, hiciéramos una nueva versión de aquel show animado de MTV Celebrity Deathmatch, el único rival posible para Lee Byung-hun sería un híbrido entre Jet Li y Justin Bieber. Y es que, aunque mueva a risa la imagen,  este actor surcoreano conjuga, en una sola personalidad la mortandad de un maestro de Taekwondo y la voz cautivadora de un baladista pop.

JO: Vives entre Corea del sur y Estados Unidos…

LBH: Sí, y ahora Estoy en un restaurant de Baton Rouge que adoro: Jolie Pearl.

JO: ¿Que comiste esta tarde?

LBH: Un poco de todo…ostras, con queso azul, algunos contornos asados, el pan casero es delicioso…es de centeno… pero el de maíz es mi preferido cuando vengo a Estados Unidos… todo acompañado de un par de pintas de cerveza… Aunque trato de ser un porcentaje del tiempo vegetariano, mi crianza surcoreana siempre gana…jajaja

JO: ¿Alguna cerveza en especial que puedas recomendarnos?

LBH: La stout de Gnarly Barley de la zona, le va muy bien al menú.

JO: Danos tu perspectiva, sobre  este remake posmoderno de Kurosawa que acabas de terminar de rodar…

LBH: Estoy un poco emocionado. ¡Que poco!, ¡mucho!...son dos cosas: ser padre y esta versión de Antoine Fuqua de Magnificent Seven…Acabamos de terminar, en mayo, pero decidí quedarme una semana más…se está muy a gusto en Luisiana…  y preferí terminar de estudiar mi próximo guión…

JO: ¿Que tal el trabajo con el resto de tus compañeros?

LBH: Fue fantástico compartir con unos eternos adolescentes, a la vez que grandes profesionales como Ethan Hawke o Denzel Washington…ellos son, más bien, como unos compadres…de hecho, el equipo frente a cámaras se conectó muy bien con el mood que quería plantear desde el principio Fuqua  y que Ethan y Denzel también ayudaron a disponer. El resto de los chicos: Peter Sarsgaard, Matt Bomer, Vincent D’Onofrio, el increíble Chris Pratt y Luke Grimes hicimos esto como una familia, que se ríe mucho tras cámaras y que se esfuerza mucho frente a ellas…

JO: ¿Cómo va el K Pop? ¿Tienes alguna producción en espera por grabar?

LBH:  En estos días utilizo algunas app para mi teléfono que me permiten grabar las melodías y no olvidarlas…a veces, juego entre aeropuertos con los temas y hago pequeñas pistas que, por ahora, solo escuchan mi esposa, mi bebé y yo…

JO: Tienes una cantidad representativa de premios ganados en tu país…creo que uno, cada año, desde que te iniciaste en TV. Pienso en el Busan, el Baeksang, el Blue Dragon… ¿Tienes un premio por cada televidente de TV?

LBH: No, no tantos, no tantos…ojalá…jajajaja… Sí, los agradezco todos…al público que nomina, a los críticos, que a veces, no son totalmente justos con todos los actores o con el esfuerzo que se hace para lograr una producción, con cientos de personas trabajando, muchas veces, contra el tiempo…agradezco a cada uno de ellos, su apoyo a mi carrera. Un actor no sería nadie, sí de vez en cuando, no te dan una palmada en la espalda. Y cada fan es un premio en sí mismo.



JO: Hay una película maravillosa, que se volvió de culto instantáneamente…me refiero a I Saw the Devil…un tándem actoral imbatible, junto a un director de una creatividad visual  formidable como Kim Ji-woon y escrita por uno de los fanáticos más serios, que he conocido de la psicología gansteril como Park Hoon-jung…

LBH: Si, no puedo quejarme de quienes construyeron esta película como una casa. Fue muy aventurera dentro de nuestro mercado doméstico, también fue muy arriesgada fronteras afuera. Mucha gente dijo, maliciosamente que era una mezcla de Infernal Affairs con The Ring…que era un mal platillo para llevar sur coreano…otro dijeron que queríamos ser Scorsese y Shakespeare, a la vez…y en cierta medida, tenían razón, pero en la película, el director fue armando el rompecabezas dentro de un estilo propiamente surcoreano… con diálogos comprensibles para otras culturas. Esta es una película de corrupción y venganza… y ambas cosas le tocan en igual medida a la gente que debe imponer la ley, y a las personas que se han degenerado por el poder o el dinero. Es una historia de amor, a veces terrorífica y con mucha acción… Es una historia de amor perdido, con mucha sangre y muchos gritos de los actores y del público…jajajaja…

JO: ¿Qué guiones estudias en estos días?

LBH: Me preparo para varios filmes…de hecho, reviso dos libretos a la vez, cosa no muy recomendable, pero en uno hago un personaje muy metódico y cercano a los números…es una película que rodaré junto a dos de mis héroes de todos los tiempos: Anthony Hopkins y Al Pacino. Además nos dirige Shintaro Shimosawa, quien lo ha planeado al detalle, por ser su primera vez tras las cámaras. Todo gira en torno al personaje de Josh Duhamel, pero la historia le da gran protagonismo a los distintos personajes, incluido los femeninos…

JO: La película se llama…?

LBH: Beyond Deceit

JO: ¿Tendrá elementos sobrenaturales como en The Grudge o The Echo, escritas por Shomosawa?
LBH: No, en realidad, va más hacia las conspiraciones y el poder que tienen las industrias farmacéuticas en estos días. Ya sabes, cada quien elige su enemigo preferido en internet…jajaja
JO: Te divierte alguna teoría de conspiración de la web…

LBH: Sabes que en nuestro país tenemos una cantidad grande espíritus folklóricos y conspiraciones OVNI, pero sí he de escoger una teoría loca, elegiría la del Mothman de las carreteras norteamericanas…o la del Gangnam Style…jajajaja...

JO: Has tenido una buena racha de papeles y de películas en Estados Unidos: Red, GI Joe, Terminator: Genesys

LBH: Así es, agradezco este aire fresco y las posibilidades que me dan, tanto Hollywood como la industria de mi país, para agendar al menos dos películas al año en dos continentes distintos, pero con gustos similares por las buenas historias…


JO: ¿Qué tal el rodaje con el Governator y el resto del equipo de Terminator: Genesys?

LBH: Fueron dos semanas muy intensas…al ser un T-9000, debía hacer un poco el paso de Robert Patrick, quien fue el que impuso el modelo de ese robot del futuro. Si me hubiese tocado hacer el papel del T-800, lo primero que habría hecho es pedir un doble de cuerpo…jajajaja…Arnold entrena muy fuerte…

JO: ¿Tienes alguna otra oferta para volver con el equipo de Terminator?

LBH: Ahora, no. Pero, siendo Alan Taylor un director tan experimentado tanto en TV como en cine fantástico, me encantaría volver a trabajar con él. Tal vez, en algo así como su enfoque al mundo de Thor en Dark World

JO: gracias por tu tiempo, felicidad y prosperidad

LBH: igualmente para ustedes amigos

Agradecimientos: Gracias a jTBC de Corea del Sur, al Paeksang Arts Awards y al equipo de traductores on line de Digital Media City en Sur Corea y Nueva Zelanda por hacer posible la realización de esta entrevista.


@SoyFloresSolano Un tren de arte que salpica pura luz


@SoyFloresSolano Un tren de arte que salpica pura luz
Joaquín Ortega

El arte contemporáneo venezolano bebe del mundo, de su pasado, de sus propias noches y temores. Posiblemente, no exista un artista que no haya abandonado alguna obra, para retomarla luego, desde su boceto o sus cenizas, y así, incorporándola a su corpus -o desmantelándola para siempre- cierre el capítulo de sus propios aislamientos.

La fragilidad de la naturaleza cultural criolla –sometida, tanto a la incursión de los nuevos salvajes del poder, como a los contados circuitos, donde el respeto al creador y la pasión por la distribución, comparten cuarto con el vampirismo y el cotilleo más ramplón- hace de lo punzante algo necesario, y de lo simple, algo consumible.

En este contexto el color, la luminosidad, la forma y la bondad natural de la propuesta de Soy Flóres Soláno -y “el sangrismo”- abren un boquete en la pared, por donde, hasta el menos curioso, se pone de puntillas para ver de cerca.

JO: ¿El arte puede… o tiene algo que decir en estos días?

SFS: Todavía lo puede, hoy más que nunca el arte como mecanismo de sensibilización humana tiene una responsabilidad  innegable. Nunca antes las creaciones artísticas habían sido vistas en tantos sitios apartados, del origen de la misma… ni habían llegado a tantas personas en tan poco tiempo… nunca antes los artistas habían estado tan cerca de los espectadores, nunca había sido tan estrecha esa relación y, hoy día, es una realidad irreversible. Si no usamos ese poder para cambiar el curso de la historia, hacia un sendero más luminoso, habremos desperdiciado nuestra hora. Es momento de evocar un segundo renacimiento y nadie me quitará esa idea de la cabeza.

JO: ¿Dónde termina el arte y dónde comienza la estafa?

SFS: El arte termina cuando el creador renuncia a su curiosidad interior  y se entrega a la flojera complaciente. Es ahí donde surge la estafa, vendida siempre a altos precios.

JO: los soportes, las técnicas, los materiales que mejor te describen y utilizas…  

SFS: Pintura acrílica sobre lienzo,  madera o cartón…. lápices, marcadores, tinta china, para ilustrar sobre papel, opalina o sobre sketchbooks. También, me valgo del ordenador, del scanner y de un BombooPad,  para profundizar el resultado digital de las ilustraciones que hice sobre papel.

Es de modernos no apretujar carbohidratos con proteínas. Es de modernos no agrietar el pupitre con la punta de metal de un compás.  Es de modernos no facturar. Es de modernos no coronar gatos en sus fotos. Es de modernos no brincar sobre la ropa recién lavada. Es de modernos no disimular el sueño. Es de modernos coleccionar latas viejas con monedas nuevas. Es de modernos refrescarse con desnudos aparentes. Es de modernos rasgar pequeños trozos de tela nueva. Es de modernos reparar lo que no se ha roto. Es de modernos casar a sus hijos con gente que no acepta desayunos. Es de modernos admitir que el papel Bond es una ciencia muerta. Es de modernos hablar con el ladrón de su correspondencia. Es de modernos el mareo de la sal, del azúcar, del licor y del monte. Es de modernos el calambre programado. Es de modernos voltear un cubo de tornillos sobre la cama.  

JO: ¿cuánto arriesgas como artista al hacer una propuesta honesta?

SFS: Entre más se arriesgue por ser honesto y auténtico en una obra, mayor será el impacto que se genere en la memoria de los que están afuera… observando… contemplando y compartiendo. No hay que temer por ser quien quieras ser. Cuando entendí la magnitud de mi tarea en esta vida, no dudé en lanzarme sin paracaídas hacia mis abismos internos. Asumí el riesgo y lo que encontré es lo que he estado dando a conocer en mis obras. Los riesgos grandes valen la pena, un ejemplo, es que gracias a eso estoy aquí respondiendo tus preguntas.

JO: ¿Cuáles sientes que son tus influencias…personajes, artistas, escritores, músicos?

SFS: Lucian Freud, Francis Bacon,  Egon Schiele, Yucef Merhi, Arturo Uslar Pietri,  Isaac Asimov, Jiddu Krishnamurti y Kanye West.

JO: Considera tres obras en Venezuela, y tras de ellas, tres artistas que te signifiquen, profundamente algo…

SFS: Reunión con un círculo rojo, de Jacobo Borges; me mostró una temprana revelación sangrista. Nocturno, de Francisco Bugallo; me mostró la implacable seducción de la oscuridad en la mujer. El niño enfermo, de Arturo Michelena; me mostró el poder de una obra maestra, hecha por un venezolano de 23 años.

Es de modernos no casarse. Es de modernos no abrir la puerta sin un cigarrillo en la boca. Es de modernos no llevar pan a la casa. Es de modernos no subir en ascensor. Es de modernos no jugar a la lotería. Es de modernos no ocultar la tos. Es de modernos guardar dinero en una media. Es de modernos abanicarse con Long Play. Es de modernos romper huevos con una mano. Es de modernos hacer círculos, al lado de los otros, con vasos repletos de hielo. Es de modernos subir a la azotea a lanzar papeles rotos hacia abajo. Es de modernos apilar los libros con el lomo hacia la pared. Es de modernos el dolor de espalda. Es de modernos el cansancio vespertino. Es de modernos el insomnio programado. Es de modernos mirar una botella de vino tinto al sol.  

JO: ¿con quién te has relacionado mejor al momento de trabajar en dupla o en equipo...alguna plataforma web, una banda, un proyecto musical solitario? 

SFS: Con el pintor Eduardo Pereira, de nuestra unión han surgido grandes descubrimientos, uno de ellos es la iniciativa llamada “Los Primarios”, en donde logramos pintar lienzos en vivo, frente a una audiencia, durante distintos eventos.

JO: ¿Qué se puede decir del sangrismo?

SFS: El sangrismo es una antorcha que emerge de las profundidades más oscuras y turbulentas de la realidad social venezolana. Aparece para dar lumbre… que sea capaz de mostrarnos lo que realmente somos y podemos ser. El sangrismo es como una criatura que permaneció dormida durante mucho tiempo, y que algunos pocos estamos buscando despertar… con la ayuda de rituales creativos en forma de cuadros, canciones o poemas. Dicha criatura no es un monstruo, el verdadero monstruo es el temor, la estupidez y la confusión que reina  nuestros días. Yo, Flóres Soláno exploro el sangrismo desde el amor a la mujer y la condición humana.

JO: ¿qué queda por destruir...que queda por construir?

SFS: Por destruir, el temor. Por construir, el segundo renacimiento.

JO: ¿Habrá algo que salve al mundo?

SFS: Todos sabemos que el mundo está bastante jodido, sólo te diré, que el arte abrirá las puertas del infierno para sacar un poco de luz, y así evitar que la oscuridad, se lo termine de tragar todo.

JO: Un par de mundos alternos que quisieras crear…

SFS: Un mundo donde no existe el dinero. Un mundo donde no existe el reloj.

JO: un libro inevitable…

SFS: 1984 de George Orwell, es mi distopía predilecta, de la cual emanan poderosas reflexiones...

JO: ¿qué borrarías de tu memoria, de ser posible y de quererlo, claro está?

SFS: Nada, todo en esta vida mía, ha sido resultado de mis pensamientos. Y eso es una delicia.

Es de modernos casar a sus hijos con gente que no aceptan sus desayunos. Es de modernos admitir que el papel Bond es una ciencia muerta. Es de modernos hablar con el ladrón de su correspondencia. Es de modernos subir a la azotea a lanzar papeles rotos hacia abajo. Es de modernos apilar los libros con el lomo hacia la pared. Es de modernos el dolor de espalda. Es de modernos…

Para conocer más de la obra de @SoyFloresSolano (Caracas, 1988) artista plástico venezolano, síguelo en Twitter, Facebook, Tumblr, Instagram y Weebly. Siempre con el acento en la “o” de Flóres y en la “a” de Soláno. Su trabajo combina distintas expresiones y escenarios: música, ilustraciones, posters, portadas de discos y videos.