Friday, July 17, 2015

Erase una vez la cola 1828. Joaquin Ortega


Erase una vez la cola
Lunes

En 1828 en la cola del barco Macedonia José de San Martín recibe un demo de José Luis Rodríguez, el Puma, cantando un éxito bailable inspirado en el apellido del prócer.

En una cola de 1974 en pleno festival del Callao, un mudo empieza a cantar “ayayay Cecilia” y se registra el primer milagro moderno, en un día de carnaval.

En una cola de 1614 un grupo de hombres se inscriben en una rifa para ganarse un viaje a El Dorado. Lo único dorado que se ganaron fue un filete de dorado en una playa escondida.  

En una cola de ayer un estudiante de letras con ímpetus existencialistas se pierde entre el boulevard de la nada y la angustia.

Martes

En una cola de 2004 Bill Clinton sueña con que lo destronan como montacachos profesional. Ese mismo día, a más de tres mil kilómetros de distancia, Tiger Woods piensa “nadie nunca se enterará de esta travesura” 

En una cola de 1995 un ingenuo, muy, muy ingenuo cree que en el año 98 las cosas cambiarán en Venezuela para mejor.

En una cola de 1922 dos niños comienzan a jugar con los colores que tenía y dibujan un palo con círculos rojos, verdes y amarillos. Sin saberlo inventan el semáforo

En una cola de ahorita, dos vendedores de dividís quemados se dan cuenta que la piratería es un estilo de vida y deciden comprarse un loro de mascota.

Miércoles

En una cola de 1901 la elefanta del partido demócrata se encuentra en una convención con el burro del partido republicano, y un tiempo después nace un tercer partido con una mascotica conocida como el “donkeyfante”

En una cola de 1806 el coronel de la independencia Manuel de Echeandía se casa y debe posar,  para un cuadro, como con cuarenta   familiares, amigos y coleados.

En una cola de 1963 un tucusito se paró sobre un cable eléctrico, lo picó con fuerza y terminó convertido en un tordito.

En una cola de 1915 un pitoniso supo que al año siguiente fundarían el banco de Maracaibo y armó su propio cochinito lleno de moneditas de icotea, es decir, de iguana.

Jueves

En una cola de 1897, cuando el café representaba el 83% de las exportaciones venezolanas nadie nunca pensó en manquesea hacer una tacita de peltre que dijera: “yo amo al café venezolano”.

En una cola de 1718, al menos 8 naves inglesas entraron y salieron por el puerto de La Guaira. Todo indica que el salpullido de ese país se instaló entre la población canina de Maiquetía desde entonces.

En una cola de 1545,  la frase “¡ah mundo, El Tocuyo!” se acuñó como expresión jocosa, frente al “ah  orbe, Borburata” de sus vecinos más pudientes.

En una cola de hace media hora, un mal ciudadano botó un basura por la ventana y cinco segundos después, un buen ciudadano botó a esa cochino por la ventana. 

Viernes

En una cola de 1864 un señor de apellido Eastwick estuvo en Venezuela y jamás se imaginó que su nombre sólo traería recuerdos hollywoodenses en el futuro.

En una cola de 1947 José Clemente Laya escribe la partitura de la suite avileña. 54 años después, la suite avileña si se habrá tocado 10 veces en público, es mucho.

En una cola de 1829 el médico Richard Murphy sueña en Puerto Cabello con un negrito muy cómico de nombre Eddie, quien en el futuro, será famoso y millonario.

En una cola de hace dos días un borracho estúpido se le olvida lo que ha acordado hace diez minutos y arma una escenita en frente de sus amigos.













Meme Humor Reality #Trump #Chapo


Thursday, July 09, 2015

Erase una vez la cola semana del 31.05.2010 al 04.06.2010


Erase una vez la cola semana del 31.05.2010 al 04.06.2010
Joaquin Ortega

Lunes

En una cola de 1896 en El Callao, a Celestino Peraza se le ocurre escribir su novela Los Piratas de la Sabana. La inspiración directa fue un señor vendiendo versiones quemaditas de Don Quijote.

En una cola de 1812, tras una serie de coincidencias extrañas la DEA empieza a seguir muy de cerca a Domingo de Monteverde

En una cola de 1942 Gran Bretaña le cede a Venezuela todos sus derechos la Isla de Patos. Desde entonces la gente que ahora puebla Ibiza le tuercen los ojos a los ingleses, por no decirle a ellos primero

En una cola de hace un rato allanaron los sueños de una mujer, que en vez de contar ovejas, contaba dólares.

Martes

En una cola de 1962 le confieren el grado número 18 en la masonería a un señor muy aburrido y desde ese mismo día dejaron de dar ratón sus conversaciones.

En una cola de 1913 en pleno Bobures, se genera el primer debate por señas en donde se pretendía elegir el gentilicio. Al final del día, las votaciones arrojaron los siguientes resultados: Bobureños: 100, Boburenses: 87, Boburácuas: 3, Boburanos: 0

En una cola de 1533 en pleno golfo de Paria dos buques chocan y la gente en vez de ayudar, pide auxilio por Twitter.

En una cola de ahorita se sale de la maleta un “gato caimán” y le muerde las patas a una “motocicleta Pantera”

Miércoles

En una cola de 1643 unos pardos recientemente enlistados en el ejército, deciden sublevarse, porque no pueden llegar al grado de capitán. En un acto de malcriadez se revuelcan por el piso y piden ver Peter Pan.

En una cola de 1818 Jorge Federico Lenz, gran maestre de una logia masónica clandestina se guarda un compás en el bolsillo de atrás del pantalón y se puya tan duro al sentarse que le descubren sus planes.

En una cola de 1872 un fotógrafo psíquico hace un retrato en Nueva York, en donde aparecen Woody Allen y José Antonio Páez, entrando en el mismo teatro

En una cola de hace un rato seis muñequitos de fútbol “golitos” salen corriendo de una lonchera y se esconden en una caja de barajitas Panini

Jueves

En una cola de 1911 dos hombres en carro y con bigote y bombín se pelean por darle paso a un peatón

En una cola de 1966 un atún hembra que respondía al nombre de Tuna pelea con el marido por pillarla en plena lata.

En una cola de 1977 en el marco de un convenio de amistad y cooperación firmado entre Venezuela y Brasil llega a Caracas el primer cargamento de mulatas de fuego con denominación de origen

En una cola de ayer se le voltea el contenido de un termo caliente entre las piernas a un vendedor y sabe que de ahora en adelante su vida va a ser descafeinada.

Viernes

En una cola de 1965 en un intercambio cultural con Costa Rica, Venezuela dona la palabra “chévere”, de origen puertorriqueño y los ticos donan la frase “pura vida”

En una cola de 1936 la ironía hace una jugarreta en Caracas: una valija diplomática argentina, marca “Antonini” se pierde en Venezuela y quien la consigue es un funcionario venezolano de nombre “Cristino”

En una cola de 1811 Francisco de Miranda pierde la herradura trasera de su caballo, muy cerca de donde casi 200 años después, existe un hueco gigante en la autopista que lleva su nombre.

En una cola de ahorita alguien recuerda que dejó el calentador de la casa encendido y se regresa con cara de desesperado.

Erase una vez la cola 24.05 al 28.05.2010

Lunes

En una cola de 1961 un greñudo se hace pasar por Jim Morrison y se sube a un autobús sin pagar

En una cola de 1958, en pleno 23 de enero, un gordito en shorts pega una carrera del paraíso al Valle en menos de lo que canta un gallo. Se salva de la turba que lo perseguía porque tenía acento maracucho y enseña la cédula.

En una cola de 1814 un buhonero le vende a las fuerzas de Pedro Zaraza un mapa del Orinoco en donde aparecen bosquejadas sirenas, nidos de kraken y lo que parece ser una raquetica eléctrica para matar zancudos

En una cola de ahorita en un puesto de alquiler de teléfonos un extraño ser le dice a una señora “ET Phone home

 Martes

En una cola de 1550 en pleno calor de Coro, dos andaluces, tres extremeños, dos leoneses y un vasco arman la primera competencia de dominó de la que se tenga registro.

En una cola de 1962 Alberto de Paz y Mateos anda como loco buscando un acordeón para su obra homónima y alquila uno en la Plaza Bolívar con monito y todo.

En una cola de 1824 frente a la escuela Joseph Lancaster se venden las primeras “máquinas de hacer tareas” de las que se tenga registro histórico

En una cola de 1812 Domingo de Monteverde violando la capitulación, cuenta el capítulo final de Lost

En una cola de ahorita dos vendedores de platanitos se caen a puños y dan origen a la leyenda que lleva al cine la “Furia de Tostones”

Miércoles

En una cola de 1788 dos contrabandistas chocan en el valle de Cariaco y tienen ambos el tupé de hablar de “ilegalidad” en el cruce de unas de las calles.

En una cola de 1914 le impiden salir por el puerto de la guaira a Henrique Lazo, en vista de que los objetos históricos no deben salir sin un permiso previo.

En una cola de 1971 los fundadores del partido MAS se oponen con fuerza a la frase del movimiento artístico minimalista “menos es más”

En una cola de 1868 José Ruperto Monagas funda una sociedad política y religiosa, la cual sería prontamente conocida como “los lincheros de Santa Rosalía”. La primera pelea que tuvieron fue por derechos de autor, ya que  los luncheros de ese mismo sector, argüían que esa denominación traería confusiones

En una cola de 1897 se logra canalizar el río Yaracuy. Al día siguiente CNN se lo quiere comprar antes de que Telemundo compre otro canal.

En una cola de ayer una persona que vio Subhysteria, se come un sándwich de subway, mientras escucha la canción yellow submarine.

Jueves

En una cola de 1579 el alcalde de Nueva Segovia de Barquisimeto, manda a poner un semáforo en un afluente del río Turbio a ver si las motos acuáticas aprenden a respetar a las barcazas.

En una cola de 1900 en pleno Puerto Cabello una carreta llena de viejas gritonas choca contra una diligencia repleta de cartas. Desde entonces se creó la especie de que el ruido es el principal enemigo de las comunicaciones

En una cola de 1902 en Maracaibo, un vendedor de patacones le increpa a otro que “estos son los únicos patacones light de todo el Zulia”

En una cola de 1937, en plena inauguración del hospital de niños J.M. de los Ríos, un loco llega preguntando “si él puede tratarse allí, en vista de que tiene una edad mental de 8 años”.

Viernes

En una cola de 1939 frente a la pastelería Belga de la avenida Urdaneta un croissant, viajero del tiempo, se presenta a sí mismo, ante una multitud impactada, como el precursor del cachito.

En una cola de 1900 en frente de la sede del periódico El Constitucional, un par de pregoneros ocultan unas fotos de bailarinas del Can Can e inventan sin saberlo el concepto del encartado.

En una cola de 1858 se vende el best seller criollo “memorias relativas a la convención de Ocaña”. Parte de su éxito de ventas fue que todo el mundo creyó que era un manual para bartenders.

En una cola de hace un ratico una bruja que lee la mano en las esquinas vaticina que es de mala suerte predecir el futuro en plena luz verde.

Erase una vez la cola

Lunes

En una cola de 1934 un médium ecológico se muere del susto al escuchar los gritos proveniente de una grama pisada

En una cola de 1977 una persona muy lenta entendió la frase de Jack Handey “prefiero ser rico que estúpido”

En una cola de 1983 un odontólogo le saca un molar a un amolador español que le dijo que ese acto sí que “mola”.

En una cola de ahoritica un payaso pedía cola pero todos se le rieron en la cara

Martes

En una cola de 1873 un ladrón que era casi un mago, se lleva adentro de un bolsillo la cartera de Interior y Justicia

En una cola de 1931 en Chicago un novio mafioso le dice a su novia mafiosa que es de mala educación tratar de matarse en la primera cita

En una cola de 1999 una niña malcriada recibe la siguiente respuesta antes su pregunta "¿Papi por qué llueve?"...”porque el cielo llora, debido a algo que tú hiciste”

En una cola de ayer un hombre se dio cuenta que no estaba soñando cuando los interiores en los que andaba se le engancharon en el botón de la puerta del copiloto.

Miércoles

En una cola de 1621 se funda Ocumare de la costa. Al día siguiente, ya estaban los buhoneros vendiendo bandanas de Wisin y Yandel

En una cola de 1530 un terremoto destruye la fortaleza de Nuevo Toledo, antigua Cumaná. En la misma semana la cola estaba igualita sólo que ahora vendían chupi chupi.

En una cola de 1981 una mujer le dice a su marido que es un perro, pero que si se porta bien le pondrá una camita con su nombre después del divorcio.

En una cola de antier un motorizado le arranca un celular a un chef y para completar la maldad le dice a la cocinera del otro lado: “métele sal de higuera a la mezcla de la torta”

Jueves

En una cola de 1959 un iluso se compró dos casas en La Habana, porque él creía que lo que iba a pasar era “interesante”

En una cola de 2001 Dorangel, el caníbal le dijo a un taxista “¿Será que estoy loco o por aquí huele a batata?”

En una cola de 1890 un consorcio belga comienza a trabajar en los acueductos de Caracas. Ahora todos entendemos los epítetos que reciben los tubos

En una cola de ahoritica dos personas de apellido Iglesias chocan y le quieren hacer pagar el choque al papa Ratzinger

Viernes

En una cola de 1806 el gobierno mandó a abrir una pica por Catia que nunca prosperó. La  vía desde Sanchorquiz hasta la Pastora fue la única que sirvió. Esto demuestra que aunque mucho lo intenten Catia no se pica.

En una cola de 1846 el ingeniero norteamericano Thomas U Walter construye el primer muelle en La Guaira. Al día siguiente todo el mundo le pedía autógrafos como si fuera Steven Tyler

En una cola de 1998 muy cerca del Hatillo, un hombre pedía cola con un cartel que decía “llévame al Placer”. Nadie se detuvo pero lo bañaron con DVD´s de entretenimiento adulto


En una cola de 1950 un hombre con memoria fotográfica presenció un atraco, pero al declarar en la policía, dijo que su memoria estaba bien, pero que no le había puesto rollo a la cámara mental.


Wednesday, July 08, 2015

Partes privadas: ¿me quedo o me voy?


Partes privadas: ¿me quedo o me voy?
Joaquín Ortega

Si no tiene sentido del humor no pase

Ironía (def): dícese del plato mental, risible y agridulce solo degustable por la aristocracia del pensamiento. Clases medias incultas, nuevos ricos, marginales del alma, igualitaristas sociales formateados en Hollywood, extraviados en glorias pasadas y congelados intelectuales, por favor, abstenerse de su consumo.

Uno se queda en un restaurante por el ambiente o por la atención. Sí se ve limpio, sí huele convenientemente, sí resulta agradable. El nivel de simpatía hacia el lugar -y hacia el momento- aumenta sí te tratan de manera cordial. De la misma manera, valga la imagen, uno se mantiene en una relación de pareja por el ambiente, por la atención… o por ambas.

Nada peor que los excesos en un restaurant, y no nos referimos a los precios -que eso ya es cosa de una aritmética más cercana a la astrofísica que a la economía familiar- sino a la capacidad de servicio del local. Un mesonero obsequioso, por no decir ladilla, es el que cree que colmar la copa es buen servicio. Llenar el vaso de whisky con hielo y refill cada 30 segundos no es atención; son simples ganas de rascarte, para que te pongas en modo reyezuelo y pidas el siguiente frasco. Creer que ponerte “alegre” en tiempo récord es el mejor negocio del planeta, solo habla de lo acertada de la frase: pan para hoy, hambre para mañana.

Un mesonero decente debe profundizar en el desiderátum del mayordomo promedio inglés                 –pensemos en Alfred, maestresala de los Wayne o Jarvis, fiel servidor de los Stark-, esto es: “que se vea la pintura, pero que no se note el pintor”.

Y es importante, que aún teniendo todos los números en contra de la cultura o la moderación, insistamos en la actividad civilizatoria como forma de vida.

Ya sabemos que hay una nueva fauna Neoboleada que visita cualquier restaurante promedio y lo convierte en su zona liberada de turno. Los descubres por el look, los accesorios y por el combo afianzador del estatus. ¿Cómo se visten? Colaboremos a partir de algunos Starter Pack que ya son memes clásicos: camisa Columbia manga larga, metida por dentro del pantalón; collares o pulseras santeras –con o sin pepitas de color o en su versión, a base de orfebrería caracolera-; uno o dos bolsos, casi siempre Victorinox, zapatos y pantalones feos, pero importados –comprados regularmente en Aruba, Curazao, Panamá o Miami-; afuera del local: dos o tres guardaespaldas, que pasan el sol y el hambre hereje y que solo responden al nombre de “curso”, junto a un motorizado, adicto a los SMS que escolta a la camioneta blindada.

Al sentarse a la mesa aplica el ritual: sacar tres celulares de última generación –un Huawei, un IPhone y un Blackberry para no perder el PIN, que pudiera haber bajado, sí supiera lo que es una App-; despliega un porta habanos de doble cañón, con puros de 100 dólares el promedio, y que, valga la exageración, coloca al lado de un Churchill en su estuche de esplendor socialista. 

Arranca la fiesta con una botella de 18 –o 25- años de whisky.  Hágase la salvedad que este espécimen -no importa donde vaya- pide siempre lo mismo, por eso desde las taguaras más populares, hasta los de estética Cuisine arman su “kit corrupto”, al cual cariñosamente llaman tras la cocina, aquellos que viven con menos del sueldo mínimo: la “Tropilonchera endógena”. El Ipad también aparece, de vez en cuando, para recordar junto a la hetaira de turno las fotos en el full day en Los Roques… o el taller de afinación ideológica, dictado en los hoteles de la corona española en Varadero.

Durante su larga estadía, en donde el botiquín se convierte en despacho –a la vieja y criticada usanza adeca- visitarán a nuestro prócer,  personajes de distinta ralea: office boys de colectivos, “gochos burócratas” –que es la manera, como los nuevos funcionarios públicos llaman despectivamente a las personas, que se visten con algo distinto a la franela de marcha de turno, incluya dentro de ese apelativo a las oficinistas aseadas y en tacones-;  y claro está, no hay que olvidar al más importante de los visitantes: el agente de servicios financieros, quien le echa el cuento,  de cómo va engordando la cuentica de ahorros en los paraísos fiscales.    

Que no nos tome por sorpresa, el hombre nuevo junta todas las raciones en el plato, las pica y  entrompando de jeta su sambumbia, deja ver diferentes pistolas, pacas de Bolívares Fuertes y dólares –en formato ladrillo- desde el koala. Por lo pronto, entre curda y papas millonarias, estos otrora eternos soñadores frente a vitrinas de Bahia’s adelantan su tarea de expulsar al viejo imperialismo anglosajón, para abrirle la cancha a la nueva hegemonía habanera y china. Ya tú sabes –que nunca “ya sabes tú”- : una propina… dos propinas… tres propinas… como si la mesa tuviera sabor a Vietnam de Lego.


@ortegabrothers


Tuesday, July 07, 2015

Erase una vez la cola 21 al 25 de junio de 2010


Erase una vez la cola 21 al 25 de junio de 2010
Joaquin Ortega

En una cola de 1871 cinco vaqueros cobardes se ponen de acuerdo y le dicen a todo el mundo que en el lejano oeste todo el mundo es guapo y resteado. Después del primer chisme, nace la leyenda y la culpa es de la vaca.

En una cola de 1911 un aprendiz de maquinista toma sus primeras clases en el nivel “chú chú” uno.

En una cola de 1914 dos alemanes hacen chistes sobre ingleses adentro de una trinchera, como los chistes eran tan largos, no les quedó otra que redactar cinco volúmenes conocidos como “breves prolegómenos a la introducción del chiste que da risa como dos semanas después de contado”.

En una cola de ayer un vendedor de mandarinas comienza a pelarlas para venderlas en gajos al público. El invento tiene solamente un semáforo de vida.

Martes

En una cola de 1864 tres mineros descubren en California una veta de oro y diamantes. Deciden guardar el secreto y no decírselo a nadie. Lamentablemente dos de los tres murieron al día siguiente por un derrumbe y el tercero y único sobreviviente sale con una sonrisota en la foto.

En una cola de 1899 dos matemáticos proponen que al año siguiente le quiten los ceros para ahorrar espacio en impresiones, libros, periódicos y cuadernos. Después de dos años, fue que los dejaron recibir visita en el psiquiátrico.

En una cola de 1981 un deportista disfrazado de Darth Vader pinta su patineta de negro y le llama la estrella de la muerte. Lamentablemente, una cuadra más adelante se estrella contra un puesto de perro calientes conocido como el “Pan con Milenium”

En una cola de antier dos compadres se insultan de mentira frente a un cruce ilegal de transporte industrial y el chistecito cae tan pesado como la carga que llevan.

Miércoles

En una cola de 1033 dos brujos, venidos a menos, deciden vender truquitos simpáticos de magia: así nacen la velita de cumpleaños que nunca se apaga y el desayuno de mañana que nunca se paga

En una cola de 1234 dos reyes sin trono deciden unir esfuerzos y recuperar por la fuerza lo que consideran les ha sido injustamente arrebatado. Hoy, sus cuerpos yacen dentro de uno de tantos fosos medievales sin nombre que  abundan en Europa.

En una cola de 2001 un administrador, un ama de casa, un trabajador y deportista dicen cada uno en su casa: “no creo”

En una cola de ahoritica un mototaxista decide ponerle unas cornetas más grandes a su unidad, pero se le olvida dejar espacio para el usuario. Para no perder la inversión se alquila como “mototeca”.

Jueves

En una cola de 1988 Kevin Costner declara que “a él no se le está cayendo el pelo, sino que simplemente se está dejando crecer la frente”

En una cola de 1998 la misma gente de la nota de ayer: un estudiante de administración, un ama de casa, un trabajador y un deportista dicen, cada uno por su lado: “no creo”

En una cola de 2008 la misma gente de 2008 dice “no creo”, pero con ganas de llorar.

En una cola de hoy en la mañana esa misma gente, llora abiertamente.

Viernes

En una cola de 1656 dos moros y tres cristianos comparten dos platos de arroz y caraotas negras e inventan el platillo moros y cristianos.

En una cola de 1701 una doncella en apuros pide  auxilio desde una torre encantada. El caballero andante reflexiona en su camino a rescatarla y se salva de un matrimonio que sólo lo alejaría del fútbol, las chicas fáciles y sus amigotes.

En una cola de 1933 un señor de bigotico muy simpático empieza a tomar el poder en Alemania. Nadie en el mundo decía nada por fastidio, miedo o indolencia. Diez años después no había nada de simpático ni en el bigotico ni en el señor.

En una cola de hace un ratico un vendedor de chucherías hace una oferta de dos paqueticos de algo por el precio de uno. En eso, un padre carga a sus morochos y entiende el verdadero significado de aquella oferta. 

Erase una vez la cola

En una cola de 1975 un buhonero vende un libro sobre el mundo goajiro llamado: “el hombre de la pantorrilla preñada” y un flojo inmediatamente le exige seguro de HCM a sus jefes.

En una cola de 1812 al lado del convento de San Jacinto un raspadero inventa el “temblador” un guarapo con hielo inspirado en los movimientos telúricos recientes.

En una cola de 1936 la sede del Culto de Osiris, sociedad secreta y humorística es saqueada. Una semana después, todavía la gente estaba repartiendo chistes, libretos y fotos de animales vestidos como gente.

En una cola de ahorita la gente espera su turno para gritarle algo a un tipo igualito a Jim Joyce

Martes

En una cola de 1852 se exportan 560 mil cueros desde Venezuela. Casi todos son embarcados desde Ciudad Bolívar. Desde entonces, andar en cueros se volvió una expresión de abundancia económica y no al revés.

En una cola de 1964 dos estilistas se conocen y deciden poner una fábrica de peluquines. Un día se pelean y se separan, dejándole una, la peluca a la otra. 

En una cola de 1798  debajo de un pino de la isla de Cubagua un cocinero descuidado inicia un fuego en uno de los pinos. Al día siguiente, ya estaba botado y Cubagua estaba desierta.

En una cola de ayer Matt Damon se decidió por el papel de John F. Keneddy y de inmediato contrato a dos nuevos ángeles guardianes, por si acaso.

Miércoles

En una cola de 1582 el papa Gregorio XIII reforma el calendario juliano tratando de arreglar los once minutos de más, acumulados durante quince siglos. Al día siguiente, todos los estudiantes del mundo tenían una nueva excusa para llegar tarde a clase.

En una cola de  1947 Henri Pitier empieza a organizar una lista con árboles y plantas y descubrió la semilla de los cachos en un porrón local. Lo que explica que si no se riegan, los cachos no salen.

En una cola de 1975 un hombre demanda a su esposa por tiranía doméstica. El juez mirando para otro lado, se hizo el loco legal, porque sabía que su esposa estaba cerca.

En una cola de hace media hora, enfrente de la Casona Ribas de Guatire un buhonero se disfraza de prócer y empieza a vender consejos para la independencia.

Jueves

En una cola de 1894 luego del terremoto de Tovar en Mérida, dos borrachitos de la zona deciden tomar el camino de la sobriedad, exclamando “que la vitamina merideña cae como un tumbarrancho”

En una cola de 1927 en pleno centro de Caracas, un actor del cine mudo saluda a otro con señas y los que no entienden observan todo con subtítulos y musiquita de fondo.

En una cola de 1890 un profesor de pedagogía se da cuenta que los niños siempre serán tremendos y decide desarrollar el “método de la no enseñanza”. Los padres les respondieron con el “método del no pago de salario” y al profesor no le quedó otra que dedicarse a la caza, la pesca y la recolección.

En una cola de ayer a un señor con hipo le chocan su Optra y dice con rabia “¿”optra” vez?

Viernes

En una cola de 1826 un grupo de políticos y militares venezolanos empiezan a darle forma a “La Cosiata”, una serie de eventos que hoy en día suenan a restaurant criollo.

En una cola de 1559 desembarca en Caruao un grupo de conquistadores portugueses. Dos semanas, después su red de abastos atendía a desde las orillas del río Guaire hasta los márgenes de Valencia.

En una cola de 1823 unos corsarios ingleses muy disgustados con el palo que le estaban dando los venezolanos, empiezan a pintarle bigotes a las imágenes del general Carlos Soublette.


En una cola de hoy un fanático del fútbol imitando a la película Memento se escribe por todo el cuerpo fechas y estadios para no olvidar sus citas deportivas.